Como bien sabemos, los elementos de cuarzo se fabrican con los mismos componentes y sujeciones que los cerámicos, por lo que el intercambio es más rápido, así como la alternancia de la absorción IR.

Las resistencias infrarrojas de cuarzo trabajan con una longitud de onda de entre 1.5 – 5.6 micrones, diseñadas para las aplicaciones que necesitan de una rápida respuesta y escalado térmico, o donde se requiere una distribución calorífica controlada.

De esta forma, los elementos infrarrojos utilizan la emisión de ondas para generar calor y generalmente indicadas para el tratamiento térmico de plásticos.

Contáctanos. En PRECITLAX contamos con un extenso catálogo de artículos que te ayudarán a realizar tus proyectos con éxito.